FACHADA VENTILADA

Hoy en día, la fachada ventilada está considerada como uno de los sistemas más avanzados, seguros y eficaces de colocación de placas de piedra en revestimientos exteriores, proporcionando al edificio numerosas ventajas tanto estéticas como técnicas.
Las placas se pueden colocar de forma independiente respecto del soporte y el resto de piezas, evitando la acumulación de esfuerzos y por tanto el riesgo de roturas y desprendimientos.

La cámara posee un aislante térmico adosado al muro interno, y se ventila en forma permanente. De manera que así se evitan las condensaciones. Cualquier entrada de agua que pudiera producirse, se evacúa resbalando por la misma cara interior del aplacado.

Este tipo de fachadas tiene la ventaja de que prácticamente no existen puentes térmicos y la estructura del edificio queda aislada de las variaciones de temperatura exterior.

La hojs exterior, por estar conformada por  una serie de placas que se fijan en forma independiente, no necesita mucho espesor, ya que no presenta dilataciones excesivas.